L'APPRENTISSAGE DE LA NATATION CHEZ LES ENFANTS :  UN MOYEN EFFICACE POUR LUTTER CONTRE LES NOYADES

ENSEÑAR A NADAR A LOS NIÑOS: UNA FORMA EFICAZ DE PREVENIR LOS AHOGAMIENTOS

Enseñar a nadar a los niños ofrece muchos beneficios físicos y mentales. Es una habilidad esencial para la seguridad en el agua, que reduce el riesgo de ahogamiento. ¿Cuáles son los beneficios, dónde puedo encontrar clases y qué dispositivo de seguridad para piscinas debo elegir para mi hijo?

 

La natación desempeña un papel importante en el desarrollo físico y psicológico de los niños. Este deporte, reconocido por sus beneficios para la salud, ayuda a los niños a desarrollarse armoniosamente. Nadando, los niños desarrollan no sólo sus capacidades físicas, sino también la confianza en sí mismos.

Aprender a nadar es esencial para prevenir los ahogamientos. Como recordatorio, la mayoría de los ahogamientos mortales se producen en piscinas privadas. Durante el verano de 2023 en Francia, se registraron 400 ahogamientos de niños menores de 6 años. (Santé Publique France)

Por desgracia, las piscinas privadas son escenario de muchos ahogamientos trágicos, principalmente de niños pequeños, que causan varios cientos de muertes al año.

 

Seguridad y aprendizaje de la natación: bebés nadadores, clases de natación

Según la Federación Francesa de Natación (FFN), aprender a nadar es una necesidad primaria. La natación es un deporte completo que, además de fortalecer los músculos y mejorar la coordinación, contribuye al bienestar general de los niños. La FFN subraya que aprender a nadar es esencial para que los niños puedan moverse con seguridad en el agua.

La seguridad de su hijo es importante, sobre todo cuando se trata de nadar. Mientras el niño aún no sepa nadar, es imprescindible que los padres estén constantemente presentes y vigilantes en el agua. Esta supervisión activa es esencial para prevenir accidentes y garantizar una intervención rápida en caso necesario.

La Federación Francesa de Natación ha creado dos programas principales para fomentar la natación entre los niños: "J'apprends à nager" (de 6 a 12 años) y "Aisance Aquatique" (de 4 a 6 años).

Estos programas han sido desarrollados por expertos como médicos, psicólogos, entrenadores especializados en niños, profesores de educación física y educadores deportivos.

Los objetivos de estos programas son los siguientes:

  • Un enfoque pedagógico adaptado: los programas están diseñados para cada grupo de edad, para guiar a los niños a medida que se familiarizan con el medio acuático.
  • Supervisión especializada: Las sesiones de sensibilización acuática están supervisadas por profesionales formados en las necesidades específicas de los niños pequeños de hasta 3 años y de los niños de 3 a 6 años.
  • Comprender el medio acuático a partir de los 4 años: los niños empiezan a familiarizarse con el agua a una edad temprana.
  • Saber nadar al empezar 6º curso: Garantizar que todos los niños dominen los fundamentos de la natación al empezar la enseñanza secundaria.
  • Practicar con total seguridad: Permitir que los niños participen en actividades acuáticas y deportes acuáticos con total seguridad.
  • Prevención de ahogamientos: reducir el riesgo de ahogamiento mediante un mejor conocimiento y control del medio acuático

El Ministerio de Sanidad y Prevención francés nos da algunos consejos para mantener a los niños seguros en el agua:

  • Antes y durante el baño, supervise activamente a los niños pequeños en todo momento.
  • Nunca apartes la vista de los niños pequeños cuando estén jugando al borde del agua.
  • Báñese con los niños pequeños cuando estén en el agua.
  • Designe a un adulto por niño para supervisar la natación.

A lo largo del año, recomendamos enseñar a nadar a los niños lo antes posible y familiarizarlos con el medio acuático desde una edad temprana.

  • Bebés nadadores (hasta 3 años)
  • Habilidades acuáticas (de 4 a 6 años)
  • Aprender a nadar (a partir de 6 años)

La natación es esencial para el desarrollo global de los niños, tanto física como psicológicamente. Por ejemplo, las sesiones de natación para bebés están adaptadas a ellos. Estas sesiones refuerzan el vínculo entre padres e hijos, son sesiones divertidas que estimulan los sentidos de los bebés y les preparan para aprender a nadar de forma segura y divertida.

Incluso fuera del agua, los niños corren peligro, y las precauciones adicionales ofrecen la protección necesaria. La supervisión activa de los padres es esencial para evitar accidentes. Combinando el aprendizaje de la natación con la vigilancia, podemos garantizar a nuestros hijos una experiencia acuática segura y beneficiosa.

 

3 beneficios de aprender a nadar para los niños

Beneficios para el cuerpo:

  1. Fortalecimiento de los sistemas cardiovascular y respiratorio: la natación mejora la resistencia y la eficacia del corazón y los pulmones.
  2. Mejora de la postura: con movimientos simétricos y equilibrados, la natación ayuda a mantener una buena postura y a corregir las desalineaciones de la espalda.
  3. Desarrollo muscular: la natación implica a todos los músculos del cuerpo, desde las piernas y los brazos hasta los abdominales y la espalda, favoreciendo un desarrollo muscular armonioso.
  4. Descubrir nuevas sensaciones: Aprender a flotar, bucear o nadar bajo el agua permite descubrir y adaptarse a sensaciones únicas que no se encuentran en tierra.
  5. Mejora de la flexibilidad muscular y articular: Los movimientos fluidos y estirados de la natación ayudan a mantener y mejorar la flexibilidad de músculos y articulaciones.
  6. Desarrollo de la motricidad y la coordinación: La coordinación necesaria para sincronizar brazos, piernas y respiración en la natación es excelente para desarrollar la motricidad fina y gruesa.
  7. Estimulación del crecimiento óseo: El ejercicio regular en el agua, aunque suave para las articulaciones, ayuda a fortalecer los huesos, lo que es beneficioso para los niños en edad de crecimiento.

Beneficios psicológicos:

  1. Aumentar la confianza en uno mismo: nadar con éxito un largo de piscina o zambullirse por primera vez aumenta la confianza en uno mismo y el orgullo personal.
  2. Mejora de la concentración y la memoria: Las técnicas de respiración y las secuencias de movimientos de natación requieren una intensa concentración, lo que mejora la memoria y la concentración.
  3. Dormir mejor: El gasto energético y la relajación tras una sesión de natación pueden ayudar a los niños a dormir mejor por la noche.
  4. Ayuda a relajarse y desconectar: El agua tiene un efecto calmante y flotar puede reducir el estrés y favorecer un estado de relajación.

Ventajas para la seguridad:

  1. Prevención de ahogamientos y concienciación sobre los peligros del agua: los profesionales de la natación que acompañan a los niños les informan sobre los riesgos de ahogamiento. Las clases de natación suelen incluir lecciones sobre los peligros del agua y las precauciones que hay que tomar, como no nadar nunca solo o evitar las zonas peligrosas.
  2. Concienciación sobre primeros auxilios: las clases de natación para niños suelen incluir nociones de primeros auxilios acuáticos, como la forma de pedir ayuda o de utilizar una pértiga de rescate, que pueden ser cruciales en caso de emergencia.

Al enseñar a nadar a los niños, les proporcionamos conocimientos vitales para su seguridad y bienestar.

Mientras los niños no sean autónomos en el agua, además de los dispositivos de seguridad obligatorios para las piscinas (barreras, cubiertas, alarmas), es esencial proporcionar a los niños dispositivos de seguridad para llevar fuera del agua, como las camisetas antiahogamiento Floatee, sobre todo mientras aún no dominen la natación.

La camiseta antiahogamiento Floatee es:

  • Una camiseta para llevar fuera del agua
  • Salva a su hijo si se mete en el agua
  • Se infla automáticamente

¿Por qué comprar una camiseta antiahogamiento Floatee además del equipo de seguridad obligatorio?

Las barreras, alarmas, cubiertas, etc. pueden dejarse abiertas o desactivarse en verano para facilitar el disfrute del agua. Si un niño cae accidentalmente al agua, es necesario que un adulto cercano reaccione rápidamente. Por desgracia, la vigilancia de un adulto no es infalible. En la mayoría de los casos de ahogamiento, un adulto se encuentra a menos de 20 metros. Sin embargo, mediante la concienciación y la adopción de medidas de seguridad adicionales, entre todos podemos reducir estos riesgos y proteger a nuestros seres queridos cerca del agua.

 

Fuentes (en francés):

Regresar al blog